Castillo de San Felipe del Morro en Puerto Rico
Castillo de San Felipe del Morro

En Puerto Rico los viajeros en busca de cultura quedarán maravillados por su legado y rica historia, desde la magia del Viejo San Juan hasta el arte popular y las fiestas de las localidades más alejadas. Puede dar la vuelta completa a la isla en coche en un solo día, pero es más recomendable que se tome su tiempo.

Encontrará cafetales, ciudades coloniales, playas, bares y restaurantes esperando a ser descubiertos. El Viejo San Juan, con su célebre Castillo de San Felipe del Morro, es un inspirador lugar para pasear.

Distrito de Condado. Puerto Rico
Distrito de Condado

Disfrute de la vida a un ritmo diferente practicando el senderismo por la selva tropical, o buceando y nadando en la laguna bioluminiscente de Vieques.

Una visita a San Juan puede ofrecer una lección de historia, una escapada a la playa o un poco de ambos. El Viejo San Juan, un centro amurallado de la época de las colonias españolas en Puerto Rico, es 1 km y medio cuadrado de edificios restaurados, callejuelas estrechas, plazas, antiguos fuertes, y una explanada sobre el océano. Las playas están en la zona hotelera de Isla Verde, y en el área más urbana, el Condado. El barrio de Santurce está dominado por artes visuales y escénicas y un mercado bullicioso. Por toda la ciudad se esparcen casinos, restaurantes de moda y clubs.

Isla Guilligan
Isla Guilligan

Conocida también como la Isla del Encanto, Puerto Rico con certeza lo pondrá bajo su hechizo. Aquí, el tráfico verdaderamente lo conducirá a la «Carretera el Paraíso», si usted está buscando un agradable y alegre escape de los confines de la urbanidad o una enriquecedora fuente de estimulación para aplacar sus ansias culturales y de entretenimiento.

En la isla usted tiene lo mejor de ambos mundos, el natural y el urbano se fusionan del mismo modo; y aunque la vida citadina es lo bastante frenética para hacerle olvidar que las aguas azules y la arena caliente le rodean, viajar unos cuantos kilómetros hacia el interior o hacia la costa puede fácilmente hacerle olvidar que está rodeado de desarrollo y urbanización.

Puerto Rico fue poblado inicialmente por Indios Taínos cuando Cristóbal Colón tocó tierra en 1493. En 1508 Ponce de León estableció una colonia y se convirtió en el primer gobernador y en 1521 fundó lo que es conocido como Viejo San Juan. Durante siglos, mientras africanos trabajaban en los campos de caña de azúcar del litoral, franceses, alemanes e ingleses trataron infructuosamente de arrebatarle la isla a los españoles.

El Fuerte de San Cristóbal en Puerto Rico
El Fuerte de San Cristóbal

En 1898, como consecuencia de la guerra español-americana, España cedió la isla a los Estados Unidos. En 1917, los puertorriqueños se convirtieron en ciudadanos americanos, y en 1952 Puerto Rico se convierte en República semi-autónoma.

Desde la década de los 50 del siglo pasado. Puerto Rico se ha desarrollado exponencialmente, como testigo en la organización urbana, un comercio floreciente y una población creciente (estimada en 4 millones aproximadamente); aún, en la isla con un fuerte sentido latinoamericano de comunidad y predominio familiar. Los puertorriqueños están intensamente orgullosos de su exclusiva combinación de patrimonios.

Centro de Convenciones
Centro de Convenciones

La música constituye otra fuente de orgullo puertorriqueño. Como las flores silvestres, vellonera (tocadiscos tragamonedas) aparecen en cualquier parte, y cuando uno está tocando, otro está cantando o bailando cerca, o ambas cosas. Los vehículos vibran con reggaeton, un fuerte y monótono ritmo con letras que expresan el malestar social. La salsa, fusión de percusión de África Occidental, jazz y otros ritmos latinos, constituye el baile característico. Aunque la salsa pudiera parecer difícil de dominar, todo se basa en soltar y relajar las caderas. Usted pudiera desinhibirse saliendo las discotecas y a la vida loca apoyado por la estrella del pop Ricky Martin.

Calle de San Juan
Calle de San Juan

Opciones de la vida nocturna están dentro de la variedad disponible en el ambiente metropolitano, y mucho más que esto.

Durante el día usted podrá apropiarse de la cultura del viejo mundo, una de las más ricas experiencias visuales en Puerto Rico es el viejo San Juan.

Originalmente construida como fortaleza por los españoles a comienzos de la década de 1500, la antigua ciudad tiene un gran número de atracciones que incluyen edificaciones reconstruidas del siglo XVI y vivencias de 200 años de existencia con balcones con balaustres y filigranas de hierro forjado que miran hacia las estrechas calles de adoquines. En las tradiciones españolas son también distintivos los festivales rurales celebrados en honor de los patronos del poblado.

Para una tranquila relajación o más aventuras en los lugares aislados, visité las plantaciones de café, ciudades coloniales o islotes periféricos donde la vida nocturna es prácticamente inexistente.

Edificio del Capitolio en Puerto Rico
Edificio del Capitolio

Y por supuesto, usted no vendrá a una isla caribeña sin visitar algunas de sus maravillas naturales y disfrutar de los rayos solares. En las áreas costeras, el sol dora su piel suavemente, y usted podrá curarse inmediatamente por las suaves olas y frescas brisas. En las nebulosas montañas, usted podrá maravillarse con el parpadeo de las luciérnagas y el cielo estrellado mientras las coquis (diminutas ranas locales) cantan sus dulces y legendarias canciones. En las noches sin luna, el cálido océano se transforma en reflejos de agua azul luminosa sobre su piel.

Además la isla cuenta con muchos acres de campos de golf, varios campos de tenis, bosques tropicales, y cientos de playas que le ofrecen la oportunidad de practicar un sinnúmero de deportes acuáticos.