El Gran Teocalli en Uxmal

La obra de Frederick Catherwood

179
Litografía del Gran Teocalli en Uxmal

La colección litográfica de Frederick Catherwood no sólo es vasta, sino hermosa y muy significativa. Representa tanto a vestigios como a indígenas mayas, costumbres y ritos de esa magnífica e incomparable cultura.

Este grabado del Gran Teocalli, por ejemplo, nos ofrece la perspectiva de un descubrimiento visto a través a los ojos del hombre maya que se adentra en las ruinas. Catherwood recrea la sensación de descubrimiento que experimentaron no sólo los exploradores sino también los indígenas, quienes no habían podido explorar las ruinas.

El personaje maya que señala en dirección opuesta al edificio del Gran Teocalli, parece querer compartir su descubrimiento con los demás. A través de la figura de un perro, Catherwood sugiere también la idea de domesticación, tanto de las ruinas antiguas como de los indígenas.

Asimismo, se deduce por su reproducción de cada uno de los símbolos iconográficos del edificio, que Catherwood tenía un profundo interés en las ruinas. Al mismo tiempo da la sensación implícita de una civilización perdida y salvaje. El lenguaje corporal de los indígenas, sumado a la jungla salvaje que cubre las ruinas, brinda a los espectadores de la obra de Catherwood la idea de una civilización antigua e indómita.